Reseña de manga: Noragami (tomo 9)

11 mayo 2018

Título: Noragami
Autora: Adachitoka
Tomo: 9 de 19 (serie abierta)
(Reseñas de los tomos anteriores)
Publicación: Mensual
Editorial: Panini Manga
*Gracias a Panini por el manga*
Género: Comedia, sobrenatural, acción
Demografía: Shōnen
Sinopsis:

Yato acude con Ebisu a ver a Izanami, quien puede ser vista en distinta forma dependiendo de quién la esté mirando. Para Yato, ella luce como Hiyori... y eso resulta confuso y perturbador. Por otro lado, la verdadera Hiyori está buscando a Yato y se encuentra con Kugaha, que ahora tiene un nuevo nombre, lo cual lo protege de los hechizos de Yukine. ¿Lograran vencerlo y encontrar a Yato? ¿Podrá Yato distinguir a Izanami detrás de la figura de Hiyori?

Yato ha sido enviado por su padre al inframundo para salvar al dios Ebisu, pero al llegar ahí se encuentra con la diosa de la muerte, Izanami quien resulta ser la madre de Ebisu. Al principio Izanami de nuestra con cordialidad pero al enterarse de que ambos dioses piensan robarle uno de sus pinceles para crear ayakashis muestra lo letal que puede ser la diosa la muerte. 
En ese momento es cuando Yato decide que salvará a Ebisu, no por el mandado de su padre sino porque cree en la visión del dios.  
Por su parte Hiyori y Yukine han averiguado junto a Kazuma y Mayu el paradero de Yato y aunque los demás shinkis lo prohíben, Hiyori no dudará un segundo en ir a la entrada del inframundo para salvar a Yato, pero al llegar descubrían que todas las entradas están selladas así que tendrán que idear una nueva formar de sacar a Yato. 


Valeeeee... debo decir que este tomo es el que menos me ha gustado hasta ahora por la simple razón de que Yato es dejado en segundo término. Quiero decir, Yato sale desde el principio hasta el final pero en realidad nos enfocamos tanto en la historia de Ebisu que Yato se convierte en un mero personaje secundario, y yo que pensaba que después del tonmo anterior por fin iba a descubrir quién era su padre y más sobre su infancia. No me queda más que esperar... 

Fuera de eso el tomo nos llena de datos nuevos sobre los dioses, para ser más específica nos habla de sus reencarnaciones. Hasta ahora sabíamos que si un dios poderoso y recordado como Ebisu moría, este iba a reencarnar y ahora sabemos que esto también es un castigo pues si el cielo considera que un dios ha sido malo o ha caído en tentación, se encargará de eliminarlo. Algo así como borrón y cuenta nueva. 
Los encargados de la educación del dios reencarnado son las mismas shinki que han seguido a su amo por años pero si el cielo los considera inadecuados se encargarán ellos mismos de buscar un tutor que consideren adecuado, es decir, que prácticamente moldearan al dios a lo que les plazca. 

En este tomo también hay algo que llamo mucho mi atención pues como ya nos ha dicho Adachitoka desde los primeros tomos para que un dios viva por años tiene que ser recordado por los humanos pero entonces, ¿qué pasa con Yato? En este número Hiyori trata de encontrar cualquier referencia a Yato pero por más que busca no logra encontrar nada de él pero entonces, ¿cómo es que ha vivido hasta ahora? ¿Será que Yato tiene alguna otra identidad o tendrá por ahí algún ferviente miembro del Yatoismo? Realmente muero de ganas por saber la respuesta a este enigma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita :)

Di tu opinión con respeto y por favor sin SPAM, ni links.
CUALQUIER COMENTARIO RELACIONADO CON PDF, SERÁ ELIMINADO

Si quieres afiliar o ponerte en contacto conmigo, escríbeme a chaos_angeles@hotmail.com
Comentarios irrespetuosos y Spam serán eliminados.

.:Cazadores Oscuros México:.