Reseña de manga: The promised Neverland (tomo 1)

22 mayo 2019

Título: The promised Neverland
Título original: 約束のネバーランド
Guión: Kaiu Shirai
Dibujo: Posuka Demizu
Tomo: 1 de 13+
Publicación: Bimestral
Editorial: Panini Manga
Precio: $99.00
Género: Fantasía, suspenso, drama
Demografía: Shonen
~Gracias a Panini por el manga.
Por mucho que los niños la quieran, ella no es su madre. Viven juntos, pero no son familiares de sangre. Grace Field es un hogar al que son enviados los niños que no tienen padres. Un hogar irreemplazable para los 38 niños que allí viven felices su día a día, como si fueran hermanos, aunque al inicio fueran completos desconocidos. Al menos así era hasta que cierto descubrimiento cambió sus vidas por completo...
Emma es una chica de 11 años que vive junto a 37 niños en un orfanato. Pese a lo que se suele pensar respecto a estos institutos, Emma es feliz en este lugar donde encontró hermanos y una madre que los ama y cuida de ellos. En el orfanato hay algunas reglas muy raras, como el hecho de que viven incomunicados con el mundo exterior o los extraños exámenes que les hacen a diario, pero Emma junto a Ray, Norman y los demás niños son tan felices que no reparan en nada, hasta que una noche una de las niñas es adoptada y Emma y Norman descubren el cuerpo de la niña, un cuerpo que es empaquetado para consumo.
Ella los adora como si fuese su madre, pero no lo es. Ellos viven juntos, pero no son hermanos...
Tengo que contarles que al finalizar una lectura, ya sea de manga o libro, siempre dejo pasar un par de días antes de escribir la reseña pues según yo así soy imparcial a la hora de hablarles de la historia (de nuevo, según yo), pero hay veces que una historia me emociona tanto que me salto mi regla y me pongo a escribir apenas terminar la lectura. Esto justo me ha pasado con este manga, pues al terminar este tomo me levanté de la cama por la lap y ahora, a la una de la madrugada estoy escribiendo esto, así que les pido una disculpa de ante mano porque voy a fangirlear. Y mucho. Pero es que hace bastante tiempo que una historia no me emocionaba tanto, pero de verdad tanto.

Como les contaba un poco más arriba, The promised neverland es protagonizado por tres niños de once años. Está Emma, una chica llena de energía poseedora de una agilidad física asombrosa y un enorme corazón que hace que todos los niños la amén. También está Norman, un chico muy inteligente que a diferencia de Emma es demasiado apacible. También está Ray, un chico demasiado inteligente y solitario que a diferencia de los otros dos suele ser hosco.
Emma, Norman y Ray son los mayores del orfanato y son los que descubren que en realidad no están en un orfanato sino en una granja de consumo de carne humana. 

Debo decir que comencé este manga sin saber nada de él (porque al parecer vivo en otro planeta) y al descubrir esto me lleve una enorme sorpresa que me hizo soltar más de una grosería pues el manga tiene un comienzo tan lindo e inocente que llegar a este punto fue algo brutal. Sin duda una sorpresa muy fuerte pero para nada desagradable, pues a partir de aquí iremos notando cosas, pequeños detalles que nos indican el inminente y fatal destino de estos niños. Y es aquí cuando nuestros protagonistas entran en acción y es que se embarcan en una batalla psicológica con "Madre" aquella persona que los ha engañado toda su vida para literalmente criarlos para el matadero.
Tengo que decirles que la forma en que el autor narra esta guerra entre los tres chicos y madre es absolutamente deliciosa, pues está muy bien pensada y sumerge al lector en una batalla equiparable a una justa de ajedrez.

De las ilustraciones solo puedo decir cosas buenas. Como les dije al inicio todo comienza siendo muy lindo y los trazos de Demizu nos presentan personajes inocentes y tiernos con los cuales es fácil encariñarse, pero al momento de descubrir la verdad, estos cambian y el ilustrador juega con otro tipo de expresiones más oscuras y siniestras lo que da más profundidad a la historia.

Y bueno, creo que dejaré la reseña por aquí, pero antes me gustaría decirles que su en un solo tono logro emocionarme tanto, sin duda muero de ganas de más.

Reseña: Darling de Gabriel Tallent

20 mayo 2019

Título: Darling
Título original: My absolute Darling
Saga: Autoconclusivo
Autor: Gabriel Tallent
Editorial: Destino/Planeta
Número de páginas: 448
Precio: $348.00

Tortuga Alveston es una sobreviviente. A sus catorce años disfruta caminar por los bosques de la costa norte de California y refugiarse en sus arroyos, estanques y senderos; pero a pesar de que ese mundo es inmenso y perfecto, su entorno familiar es peligroso y asfixiante: desde la muerte de su madre vive cautiva en una vieja cabaña con su padre, Martin, un hombre violento con ideas paranoicas sobre el próximo fin del mundo, quien la prepara para sobrevivir a la inminente catástrofe. 

Contagiada por la paranoia de su padre, desconfía de los extraños y no tiene amigos… Hasta que conoce a Jacob, un joven un poco mayor que le muestra un mundo que desconocía por completo. Pronto se enamora de él y, poco a poco, comienza a cuestionarse su situación familiar y a plantearse por primera vez la idea de huir, pero su padre es capaz de todo… 

Sin reunir el valor necesario para enfrentarse a sus más profundos miedos, Tortuga no se atreve a actuar… Pero un día un hecho terrible e inesperado la obliga a tomar una decisión de la que, sabe, no habrá marcha atrás.
Darling nos cuenta la historia de Tortuga, una chica de 14 años que vive en una casa destartalada y aislada junto a su “papi”. Ella no es una chica normal pues su padre la ha educado para que ella pueda sobrevivir al supuesto fin del mundo con el que vive aterrorizado, es por ello que ella es capaz de sobrevivir sin problema en la naturaleza y está bastante bien familiarizada con las armas de fuego. 

Para Tortuga no existe otro mundo más que el que su papi le presenta, hasta que un día en una de sus escapadas encuentra a Jacob y Brett, dos chicos un poco mayores que ella que están perdidos en el bosque. Ella les ayuda a regresar a la civilización y a cambio ellos regresan para mostrarle que su mundo no tiene que ser tan opresivo y oscuro.
Necesitas rendirte a la muerte antes de comenzar, y aceptar tu vida como un estado de gracia.
Para comenzar esta reseña tengo decirles que llevo un buen rato frente a un documento en blanco en Word sin decidirme como debo comenzar a explicarles este libro. Un libro que sin duda me ha dejado marcada por la extraordinaria y escalofriante historia que nos presenta. 

En las primeras hojas del libro conocemos a Tortuga y el extraño ámbito familiar en el que vive. También conocemos a su papi quien según ella es hosco pero justo. Con el avanzar de las hojas nos empezamos a dar cuenta que hay algo más que lo que se nos presenta a simple vista y poco a poco iremos descubriendo la realidad del tormento de la chica. Y es que el padre de Tortuga es su principal enemigo quien le prodiga un amor enfermizo y cruel. Pero lo más perturbador de este libro es que al vivir tan aislada y al carecer de otros comparativos, hace que Tortuga vea como normal la actitud abusiva de su padre. Ella está inmersa en un amor-odio hacía su papi, un amor que a veces tiene matices de síndrome de Estocolmo. 

Como ya se podrán haber hecho a la idea, Martin, el padre de Tortuga abusa noche tras noche de ella. Un abuso que el autor narra de una manera casi poética pero brutal y muy directa. Y es que de verdad el autor no tuvo pelos en la lengua para escribir este libro. 

Además de ello tenemos la lucha interna de Tortuga a este abuso. Ella siente vergüenza de lo que hace con su papi pero a la vez siento amor y orgullo al ser querida de esta forma por él. 
No es hasta que la chica conoce a Jacob cuando las cosas comienzan a cambiar y la perspectiva de la chica se va expandiendo, es cuando por fin comprende que su padre es un monstruo que se suponía debió cuidar de ella. 

Después de que Tortuga conoce a los chicos las cosas cambian y es cuando por fin Tortuga es capaz de ver los defectos de padre, eso sí, el amor que siente por él aún sigue presente en ella y la mantiene en un estado de dualidad permanente. Pero esto no impide que ella busque redención y un nuevo inicio pero sabe que eso le va a costar terminar con su padre y es aquí cuando vemos la verdadera fortaleza de la chica. 
En la espera ella por turnos quiere y no lo quiere. Su toque le da vida a su piel, y ella lo tiene todo guardado dentro del teatro privado de su mente, donde cualquier cosa está permitida, sus dos sombras proyectadas en la sábana y unidas entre sí.
Pese a la retorcida historia que nos presenta este libro, Darling es sin duda un libro que no va a dejar indiferente a nadie. Un libro escrito de manera directa y real que nos hará ver que los verdaderos monstruos a veces son aquellos que se supone deben de amarnos y cuidarnos.

Reseña: Rompiendo las reglas de María Martínez

15 mayo 2019

Título: Rompiendo las reglas
Saga: Cruzando los límites (2/3)
Autora: María Martínez
Editorial: Titania/Ediciones Urano
Número de páginas: 461
Precio: $345.00

Cruzando los límites || Rompiendo las reglas || Desafíando las normas

~Gracias a Ediciones Urano México por el libro.
Tyler es sexy, inteligente y seguro de sí mismo. Cabreado con el mundo, su carácter es impredecible. Los tatuajes de su cuerpo son el recuerdo constante de todo lo que ha perdido, de los errores que jamás podrá perdonarse y de los deseos que nunca logrará cumplir. Ha aprendido del peor modo posible que amar significa sufrir, y que el único modo de sobrevivir es regirse por sus propias reglas. 
Cassie es lista y divertida, un poco cínica, y no le importa lo que los demás piensen de ella. Sabe cuáles son prioridades, sus expectativas, y tiene muy claro la clase de vida que quiere vivir. Pero bajo esa apariencia de seguridad y control, se esconde un corazón roto y asustado que intenta proteger a toda costa. 
Han pasado casi dos años desde que Tyler y Cassie se vieron por última vez. Ninguno está preparado para el reencuentro, para aceptar que la atracción que una vez sintieron sigue ahí, bajo la piel, imposible de ignorar. Enamorarse sin remedio parece inevitable; pero, a veces, el amor no es suficiente.
Después de tantos años juntos creo que ya todos saben acerca de mi relación tóxica con el género New adult, pero si son nuevos por aquí (holi), déjenme contarles que este género y yo tenemos una larga historia tóxica donde yo hablo mal de él porque siempre me parece exactamente lo mismo pero aún con ello me es imposible dejar de leerlo. 

Este libro en particular le tenía ganas pues el primer libro de la trilogía “Cruzando los límites” si bien no me encantó si me dejó un buen sabor de boca y supe que necesitaba este segundo libro porque tarde o temprano iba a querer saber que pasaba con ciertos personajes así que, ajá, después de casi dos años teniéndolo en mi librero me decidí por él y aunque no creo que sea uno de los mejores libros que he leído, sí que me ha dejado un agradable sabor de boca que me incita a probar más de la autora. 
Los tíos como Tyler nunca se quedaban en un simple plano físico. Se te metían bajo la piel y llegaban hasta el fondo, donde era imposible desterrarlos. Te volvían loca, en todos los sentidos, y acababas necesitándolos para respirar. 
En el primer libro de la trilogía conocimos a Cassie y Tyler, los mejores amigos de los protagonistas que por una extraña razón se odiaron a muerte desde el primer momento en el que sus ojos se cruzaron. Ahora en este segundo libro los tenemos como protagonistas y nos enteramos que tras sus enormes peleas siempre hubo una atracción física muy fuerte entre ellos, una atracción que no pudieron contener y terminaron explorando, pero aunque el sexo fue genial sus caminos se separaron hasta varios años después cuando tienen que reencontrarse para la fiesta de compromiso de Savannah y Caleb. 

Ahora bien, desde esa primera parte siempre sentí curiosidad por saber la razón del odio que existía entre estos, pero sobre todo quería conocer más de ellos porque claro, ya sabemos que Izamari no puede resistirse a un personaje roto y es obvio desde el primer momento que Tyler está jodido y puedo decirles que la historia de él me ha gustado mucho. 
Tyler es un chico que carga con un enorme cargo de conciencia que le impide ser feliz, que de hecho le asusta tanto que ni siquiera trata serlo, e ir descubriendo poco a poco cada pedacito de ese secreto me ha gustado y mucho. 
Cassie por su parte me ha gustado un poco más que Savannah, ya que a diferencia de su amiga tiene un gran trauma de abandono que dicta prácticamente todo lo que hace en su vida y le impide confiar en alguien. Creo que Cassie resultó ser una protagonista mucho más fuerte que su amiga. 

Al estar los dos marcados por sus traumas hace que su relación sea demasiado tormentosa pues ninguno quiere confiar en el otro pero es tanta la atracción física que sienten que deciden comenzar una relación de sólo sexo y esto es algo que me ha gustado mucho de la novela pues al inicio nos deja claro que lo que estos dos sienten no es para nada amor, sino una fuerte atracción sexual. Me encanta cuando las autoras prefieren irse por este hilo al clásico amor a primera vista. 
Obviamente con el pasar de las cosas las cosas cambian poquito a poquito y sin siquiera saber cómo los sentimientos cambian y se ven enamorados. Otro punto a favor de la autora, la relación se va cocinando a fuego lento de una manera muy tierna pero sobre todo natural. 
No debemos olvidar el pasado. Me ha costado entenderlo, pero es la verdad. El pasado nos enseña quién no queremos ser y, lo más importante, quién queremos ser. No debemos dejarlo atrás, no es bueno intentar olvidar a toda costa o te volverás loco. Pero igual de malo es querer vivir en él como si el futuro no existiera, eso también te vuelve loco.
Y aquí viene lo que me molestó. Ya sabemos que el new adult no puede ser new adult si no hay dramatismo entre sus páginas así que cuando comencé a ver que las cosas iban demasiado bien supuse que algo malo iba a pasar y acerté, pues el “drama” del libro viene anunciado prácticamente desde la primera hoja y para nada fue una sorpresa para mí. 
¿Fue demasiado dramático? más bien muy irreal, tanto que hasta la mista autora hace un chiste sobre lo irreal que resulta. Pero aunque la trama dio un giro digno de un capítulo de la rosa de Guadalupe, no me ha resultado pesado ni nada. No sé bien si fue porque hace rato que no leía ningún libro del género o porque ya me había mentalizado o qué, pero aunque la historia me hizo poner los ojos en blanco más de una vez disfruté de ella hasta al final. 
Nunca dejaría de necesitarla. Siempre querría más de todo lo que pudiera darle y nunca sería suficiente. Ella era la persona adecuada para él. Su otra mitad. Lo primero en su vida. Y la quería más de lo que jamás pensó que podría querer a nadie. Pertenecía a esos ojos azules que le devolvían la mirada y siempre sería suyo
En resumen, Rompiendo las reglas supera a su antecesor, tanto en la historia como en el romance pero sobre todo en sus personajes principales