Reseña: La princesa de hielo de Camilla Läckberg

17 enero 2019

Título: La princesa de hielo
Título original: IJsprinses
Saga: Los crímenes de Fjällbacka (1/10)
Autora: Camilla Läckberg
Editorial: Océano exprés/Océano de México
Número de páginas: 416
Precio: $185.00

~Gracias a Editorial Océano de México por el libro.
Tras el fallecimiento de sus padres, la escritora Erica vuelve a su pueblo natal, Fjällbacka. No imagina que allí se verá envuelta en una peligrosa intriga cuyos protagonistas no son otros que sus propios compañeros de infancia. El drama se desata cuando su amiga Alex, quien se encontraba embarazada, aparece muerta. Todos creen que fue un suicidio; sin embargo, pronto se descubre que fue asesinada. Con la ayuda del comisario Patrik, la joven descubre un oscuro secreto del pasado largamente guardado.
Erica Falck es una joven escritora especializada en obras biográficas, pero las cuales no logran satisfacerla del todo, es por ello que tras el fallecimiento de sus padres en un accidente automovilístico decide mudarse una temporada a la casa de su infancia en el pueblo de Fjällbacka para tomarse un tiempo antes de decidir lo que hará con su vida. 

Ella cree que su estancia en el pueblo será relajante y tranquila pero esa idea pronto desaparece de su cabeza cuando el cuerpo de su mejor amiga de la infancia es encontrado en la tina del baño de esta. Los profundos cortes en las muñecas de Alex indican lo que pasó pero Erica intuye que algo no encaja pues aunque llevaban años sin hablarse sabe que Alex jamás terminaría con su vida y eso se confirma cuando restos de somníferos son encontrados tras la autopsia. 
Ahora Erica tendrá que desenvolver el pasado para descubrir el secreto por el cual Alex se alejó de ella hace tantos años pues es la clave para encontrar a su asesino, y para ello contará con la ayuda de Patrick Hedström un policía divorciado que hace muchos años estuvo muy enamorada de ella.
Apoyó la mejilla contra el borde de la bañera y sintió cómo el frío le mordía la piel. Era tan hermosa. Allí, flotando en la superficie del hielo. Los lazos que los unían aún seguían vivos. Nada había cambiado. Nada era diferente. Dos de la misma naturaleza.
Voy a comenzar diciendo que a esta autora me la han recomendado muchísimo desde hace ya un tiempo, pero la verdad no quería animarme con ella porque admito que me asusta el hecho de que su serie tenga diez libros (por ahora…), pero finalmente cedí e hice caso y estoy muy contenta de haberlo hecho pues encontré una novela que me atrapó en su misterio desde el inicio y que me tuvo mordiéndome las uñas hasta que llegue al final. Y de verdad que no le exagero ya que desde el inicio me enganché demasiado a la historia y ahí me tenían, ideando teorías y tratando de encontrar al asesino aunque al final todas mis pesquisas valieron dos cheetos porque ni le atiné, pero creo que eso fue precisamente lo que más me ha gustado del libro, el hecho de que la autora lograra mantener bien oculta la identidad del asesino y cuando al final todo se resolvió sí que me llevé una muy buena sorpresa. 

Otro aspecto que he disfrutado mucho de la novela es la forma en la que nos permite explorar a los personajes, tanto a los principales como a los secundarios ya que aunque Erica es nuestra protagonista y es la narradora con más peso en la historia también tenemos varios capítulos narrados por varios personajes, entre ellos el asesino. Puede que al inicio conocer a tanto personaje resulte un poco confuso pero conforme las cosas se van aclarando todo va cobrando sentido y esa forma de ir entretejiendo la historia me ha parecido de verdad brillante. 
Y ya que hablo de los personajes, obviamente Erica fue mi favorita, no creo que sea perfecta porque también comete errores pero creo que eso la hace más “real”. Patrick también me ha gustado y no sólo porque es el poli fregón que resuelve todo sino porque también nos permite ver su lado vulnerable y hasta un tanto torpe que me encantó. No es el clásico guapo de la historia (de hecho si no estoy mal lo pintan como un hombre más bien común y corriente) pero sí que posee encanto y es imposible no pasarse a su equipo al conocerlo. 
Ahora ya desaparecía de verdad. Gentes extrañas la tocarían y trastearían en su cuerpo. Ninguno de ellos sería capaz de ver su belleza como él lo hacía. Para ellos sólo sería un trozo de carne. Un número en un documento, sin vida, sin fuego. 
El otro gran protagonista de este libro es el secreto. Recordemos que la novela está ambientada en un pueblito donde todo el mundo conoce a todos y donde todo se sabe tarde o temprano, así que imaginen lo que puede llegar a pasar cuando todo el pueblo promete guardar un secreto. Aquí es cuando la otra generación (Patrick, Erica…) tiene que lidiar con los mayores y buscar cualquier pista para revelar el gran secreto que los llevará a la verdad.


Lo peor no eran los golpes. Era tener que vivir siempre a la sombra de los azotes, vivir a la espera de la próxima vez, el próximo puñetazo. Su crueldad era terrible, pues él era bien consciente de su miedo y jugaba con él. Alzaba la mano para asestarle un golpe, pero luego la dejaba caer despacio convirtiendo el gesto en una caricia acompañada de una sonrisa. A veces le pegaba sin motivo aparente. Así, sin más. Aunque por lo general, no necesitaba ningún motivo, sino que, en medio de una discusión sobre lo que iban a comprar para la cena o sobre qué programa de televisión iban a ver, el puño de lucas salía disparado contra su estómago, su cabeza, su espalda, o cualquier otro lugar que se le antojase. Después, sin perder el hilo ni por un instante, seguía con la conversación como si nada hubiese sucedido, mientras ella yacía en el suelo hipando para recuperar la respiración. Era el poder lo que le causaba tanta satisfacción.
En resumen, La princesa de hielo es una novela llena de misterio y secretos que prácticamente desde la primera hoja atrapa al lector en sus intrigas y engaños. Un excelente inicio para una serie.

Reseña de manga: Noragami (tomo 16)

14 enero 2019

Título: Noragami
Título original: ノラガミ
Autora: Adachitoka
Tomo: 16 de 19 (Reseñas de los tomos anteriores)
Publicación: Bimestral
Editorial: Panini Manga
Precio: $99.00
Género: Comedia, sobrenatural, acción
Demografía: Shōnen

~Gracias a Panini por el manga.

Un nuevo arco comienza cuando Bishamon comete traición contra los cielos... y es que una vez que encontró el recipiente sagrado que tanto buscaba, está decidida a destruir a su amo para liberarlo... Pero la liberación de una shinki tan poderosa puede traer consecuencias gravísimas... ¿logrará su cometido antes de que el ejército de los dioses venga por ella?


Desde el enfrentamiento con el padre de Yato, en lo único en lo que piensa Bishamon es en venganza por su shinki muerta. Ella sabe que declararle la guerra al hechicero no es fácil pues si pelea con el expondrá a todas sus armas y no está dispuesta a perder a una más. Es por ello que busca a Nana, el arma divina que vive encerrada desde hace siglos por haberse revelado a los dioses. 
Nana y ella hacen un pacto, el arma divina le ayudará a vencer al hechicero pero a cambio Bishamon deberá entregarle el cielo para su venganza. 

Kazuma por su parte sabe lo que Bishamon planea pero antes de lograr llegar a ella es arrestado por otras armas divinas y que dan la alarma de traición y así como todo el cielo decide ir a la caza de Bishamon, incluido Yato, pero cuando el dios descubre que es Bishamon a quién cazan decide dar la espalda al cielo para pelear al lado de la diosa y por fin Takemikazuchi tiene la oportunidad que tanto deseaba d pelear contra Yato. 
A veces el paraíso se roba mucho. 
¡Por Yatogami-Sama! Este es el tomo que más he sufrido de todo el manga y es que hay tantas cosas que debo contarles que me temo hacerlos bolas en el proceso, así que debo disculparme desde ya si es así. 

El tomo comienza justo en el final del tomo anterior, con Bishamon rompiendo el sello de Nana y haciendo el pacto de. Venganza con ella. Debo decir que la historia de Nana me encanta, si claro, la pobre arma divina tiene un pasado desgarrador pero me gusta mucho porque nos demuestra que el cielo no es perfecto y que también hay oscuridad en él. 

Ahora bien, por fin llegó el tan esperado enfrentamiento entre el hechicero y Bishamon, pelea que de verdad moría de ganas de ver pero soy tan tonta que olvidé un pequeño detalle que Nora recordó a Yukine, si el hechicero muere, Yato también. Soy tan boba que en mi emoción olvide que la vida del hechicero y la de Yato están ligadas y ahí iba sufriendo esperando que lo mataran. 
Yukine por otro lado tenía muy presente esto pues no deja de oponerse una y otra vez para que Yato
de la espalda a Bishamon y no se condene porque además, cuando un dios es considerado traidor, el castigo es la muerte. Y claro, para Bishamon eso está bien pues va a renacer pero Yato no, si Yato muere al no tener seguidores no renacerá. 

Pero, y aquí viene lo que me causa conflicto, Yato está tan decidido a ser un mejor dios, uno que no vuelva a traer desgracia, que a pesar de que sabe todo esto está dispuesto a luchar por aquellos a los que considera amigos. ¿No es el mejor dios del mundo? ¿No quieren abrazarlo fuerte? porque yo sí que quiero.