Reseña de manga: InuYasha (tomo 11)

28 octubre 2019

Título: InuYasha
Título original: Sengoku Otogizōshi InuYasha
Autora: Rumiko Takahashi
Tomo: 11 de 30 (Reseñas de los tomos anteriores)
Publicación: Mensual
Editorial: Panini Manga
Precio: $129.00
Género: Acción, aventura
Demografía: Shōnen

~Gracias a Panini por el manga.
La sangre yokai que corre por las venas de Inuyasha podría provocar que se pierda para siempre. Una dura lección le enseñará que incluso sería capaz de destrozar a Kagome en su frenesí si no logra controlarla. Ahora debe atravesar el corazón del colosal yokai que provocó la muerte de su padre a fin de sobrepasar a su progenitor, de modo que la Tessaiga se aligere y funcione correctamente. La situación es incómoda para el aguerrido hanyo, pues su contrincante se encuentra sellado y para él es como un asesinato de alguien que duerme y no puede defenderse, pero la posibilidad de que este monstruoso ser vuelva en sí atemoriza a aquellos que conocieron al poderoso padre de Inuyasha, quien fue incapaz de vencerlo. ¡Una intervención de Naraku determinará en este encuentro la suerte de Inuyasha!
Desde que el ogro Goshinki rompiera la Tessaiga la sangre yokai de Inuyasha ha estado tomando posesión de su cuerpo, es por ello que el hanyo deberá buscar la manera de superar a su fallecido padre y sellar de nuevo su sangre de demonio.

Mientras tanto el principal objetivo de Naruko es eliminar a Inuyasha y Kagome y para ellos busca aliarse con una sacerdotisa negra capaz de contaminar la Shikon no tama y maldecir a Kagome para que mate a Inuyasha tal y como Kikyo hizo hace cincuenta años.
Quienes no sienten remordimientos al matar personas no tienen derecho a poseer la Tessaiga.
¿Recuerdan que en las reseñas pasadas les dije que Sesshomaru no era tan malo como nos quería hacer creer? Pues en este tomo podemos ser testigos de eso ya que Inuyasha pierde el control y se transforma matando a todo lo que se pone en su camino. Es aquí cuando Sesshomaru aparece y hace frente a Inuyasha. Al principio Kagome y los demás creen que sólo busca pelea como siempre pero en realidad el yokai solo busca derribar a su hermano para que Kagome selle la sangre de Inuyasha con la Tessaiga.
Debo decirles que amo, amo, amo ver a Sesshomaru teniendo esta clase de gestos porque insisto, aunque según él es malo malísimo su corazón yokai también es bueno (aunque él va a negarlo hasta la saciedad).

Volviendo al problema de Inuyasha y su transformación, resulta que hay una solución que en aparecía es sencilla, lo único que Inuyasha debe hacer es clavar su espada en el corazón de un Yokai que fue sellado por su padre. Inuyasha no está feliz de pelear contra un ser sellado pero sabe que tiene que hacerlo, el problema es que el llegar Naruko rompe el sello y ahora tendrá que enfrentarse al yokai que fue el causante de la muerte de su padre.

Además en este tomo nos enteramos de un chisme grandísimo pues recordemos que parte de la condición de hanyo de Inuyasha es perder por completo su sangre de yokai para ser humano la primera noche de cada mes, pues resulta que Naraku al ser un hanyo también debe pasar por esto, es decir que Inuyasha y compañía al fin encontraron una debilidad en él.
Una debilidad que a Kagura le encantaría conocer pues pese a estar hecha de una parte del cuerpo de Naruko desea su libertad más que nada en el mundo y será capaz de cualquier cosa para obtenerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita :)

Di tu opinión con respeto y por favor sin SPAM, ni links.
CUALQUIER COMENTARIO RELACIONADO CON PDF, SERÁ ELIMINADO

Si quieres afiliar o ponerte en contacto conmigo, escríbeme a chaos_angeles@hotmail.com
Comentarios irrespetuosos y Spam serán eliminados.