Reseña: Todos estamos hechos de estrellas de Rowan Coleman

06 febrero 2020

Título: Todos estamos hechos de estrellas
Título Original: We are all made of stars
Serie: Autoconclusivo
Autora: Rowan Coleman
Editorial: Umbriel/Ediciones Urano
Número de páginas: 318
Precio: $360.00

~Gracias a Ediciones Urano México por el libro.
Stella Carey tiene buenos motivos para aceptar el turno de noche en el hospital donde trabaja. Casada con un veterano de guerra que ha regresado de Afganistán brutalmente herido. Stella se refugia cada noche en su trabajo, mientras su esposo Vincent se encierra en casa, incapaz de dormir debido al estrés postraumático que padece.

Stella Carey escribe las cartas que le dictan sus pacientes para sus seres queridos (algunas llenas de humor, de cariño y de consejos prácticos; otras, impregnadas de arrepentimiento), con la promesa de echarlas al correo después de su muerte.

Hasta que una noche escribe una carta que podría dar a su paciente una última oportunidad de redención, si la entrega a tiempo... siempre se puede volver a empezar.
Una historia esperanzadora que nos hará creer en las segundas oportunidades, tras la enfermedad o la pérdida.
Hace unos años Stella trabajaba de enfermera en la sala de emergencias donde se congratulaba por vencer a la muerte. Esto fue hasta que una noche le informaron que su reciente marido sufrió una emboscada en Afganistán junto al pelotón con el que servía. Esa noche Stella deseó con todo su ser que la muerte se llevara a sus pacientes pero que dejara con vida a su marido y su deseo se hizo realidad. Su marido sobrevivió pero no regresó siendo el mismo, regresó estando roto y atormentado por lo que había vivido. 

Desde esa noche Stella se siente traicionada por sí misma y sobre todo siente que cometió un crimen al haber deseado lo que deseó, por eso deja su trabajo y encuentra uno nuevo en un pequeño hospital de cuidados paliativos en donde a través de cartas ayuda a las personas a decirles adiós a sus seres queridos.
Si sigues levantándote, tarde o temprano habrá algo o alguien que te demuestre por qué merece la pena seguir intentándolo. A veces puede ser la persona que menos te esperas.
Para ser completamente honesta con ustedes, cuando pedí este libro no esperaba gran cosa de él, quiero decir que la sinopsis sonaba interesante pero no pensé que fuese a gustarme tanto como me gustó, aún con lo que me hizo sufrir. 

Para empezar les voy a decir que pese a lo que puedan creer por la sinopsis y el resumen que les hice, Stella no es nuestra única protagonista y narradora ya que el libro viene narrado por cuatro voces diferentes. La principal es obviamente Stella y ella es la conexión entre todos. Pero también tendremos a Hope, una chica de 21 años que sufre fibrosis quística, una enfermedad que la hecho ser una chica asustadiza por todo lo que la rodea. También tenemos a Hugh, un hombre que vive con la única compañía de un gato al que le habla y finalmente a Vincent, el esposo de Stella quien poco a poco nos irá contando la pesadilla que revive cada noche. 
Ya les dije que Stella es el personaje principal por el que giran alrededor todos los personajes pero a mi parecer la historia de Hope es la que se roba las palmas pues la autora no sólo manejó de manera realista y cruda la enfermedad que esta padece sino que brindó al personaje con una personalidad un tanto cínica que engancha. Además en su historia conocemos a Ben, su mejor amigo de toda la vida quien a diferencia de ella es vitalidad por todos y cada uno de los poros de su piel y es de verdad súper difícil no encariñarse de su personalidad risueña.
Y entonces te pusiste muy enferma y estuviste a punto de morirte. Hope, tú siempre crees que eres tú quien me sigue a mí, que soy yo quien lleva la voz cantante, pero nunca has entendido cuánto te necesito. Te necesito aquí, en este mundo, viva. 
Uno de los temas principales de la historia como se podrán imaginar es la muerte, así que la historia no es precisamente cálida ni sencilla de leer ya que habrá varios fragmentos lúgubres que la autora supo llevar con delicadeza pero sin olvidar lo duro que es perder a un ser querido. 
Pero así como tendremos tristeza, también tendremos risas y optimismo ya que como la autora nos da a entender, la vida es una montaña rusa de emociones y que hasta de los malos momentos uno puede aprender.
Cuando tengas miedo, sal de noche y mira el cielo, porque cuando lo miras y piensas en todas esas estrellas ya nada te asusta en este mundo. Nada.
En resumen, Todos estamos hechos de estrellas es un libro que nos habla de las pérdidas y de melancolía, pero también es un libro que nos habla de amor y esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita :)

Di tu opinión con respeto y por favor sin SPAM, ni links.
CUALQUIER COMENTARIO RELACIONADO CON PDF, SERÁ ELIMINADO

Si quieres afiliar o ponerte en contacto conmigo, escríbeme a chaos_angeles@hotmail.com
Comentarios irrespetuosos y Spam serán eliminados.