Reseña: Entre viñedos de Kristan Higgins

27 noviembre 2018

Título: Entre viñedos
Saga: Blue Heron  (1/5)
Autora: Kristan Higgins
Editorial: Libros de seda
*Gracias a Libros de Seda por el libro*
Sinopsis:
Faith Holland tuvo que marcharse de Maningsport, su hogar, después de que, delante de todo el mundo, su prometido la dejara plantada al pie del altar. Pero años después, con más edad y también más experiencia, cree que ha llegado el momento de regresar, y más después de que su hermana la inste a hacerlo para que su padre no caiga en manos de una cazafortunas añosa que se viste como una fulana. 
De vuelta entrará de nuevo en la vida de la empresa de su familia, Viñedos Blue Heron, que su hermana Honor dirige con mano firme. Tendrá que enfrentarse a dramas familiares varios y, sobre todo, reconciliarse con su pasado y, de paso… Por qué no, también tomarse un buen tinto. 

Igual que Levi Cooper, el jefe de la policía local —y el mejor amigo de su ex novio—. Ese desgraciado, con sus ojos de color verde intenso, de quien no sabe mucho salvo que fue el responsable de que su boda acabara en un fiasco. Y eso no ha podido olvidarlo. Para colmo, el dichoso jefe de policía parece estar en todas partes… para fastidiar… ¿O tal vez no?

Faith es la hija menor de la familia Holland, conocidos por todos como una familia de viticultores. Ser la menor de una de las familias fundadoras del pueblo es una carga muy fuerte para Faith que a diferencia de sus hermanos no logra encontrar su lugar en el mundo, menos aun cuando su madre falleció cuando ella era una niña y ella se cree responsable de ello. Por eso cuando conoce a Jeremy, el chico nuevo del pueblo cae completamente embelesada por él, pues Jeremy la hace sentir la única mujer de todo el mundo. 

Su relación con Jeremy es conocida por todos en el pueblo por lo cual cuando Jeremy le propone matrimonio a nadie le sorprende pues siempre fueron la pareja dorada y perfecta. Lo que si les sorprendió a todos fue que Jeremy se declarada gay, justo delante del altar con ella vestida de blanco. El único que no fue sorprendido fue Levi Cooper, el mejor amigo de Jeremy desde que este llegase al pueblo, pues Levi siempre supo que Jeremy era gay y por más que siempre lo calló, no podía dejar que su amigo mintiera más. 
A los ojos de Faith, Levi es el culpable de todo, pues no solo la dejó creer por años que su novio era hetero sino que por su culpa perdió esa vida que había soñado donde su papel estaba claro. 

Ahora, tres años después Faith regresa al pueblo donde el traidor de Levi sigue cruzándose en su camino, un camino que por extraño que parezca quiere compartir con él.
¿Por qué era tan difícil encontrar al hombre adecuado? No se tenía por una mujer demasiado exigente. Solo quería a alguien que no fuera gay, ni casado, ni desagradable, ni amoral, ni demasiado bajo. Alguien que la mirara… bueno, como Jeremy la había mirado. Sus ojos oscuros y alegres le decían que era lo mejor que le había pasado en la vida, y siempre la miraban con una sonrisa en sus profundidades. Jamás había dudado de que la quería de verdad.
Kristan Higgins y yo somos viejas conocidas desde hace ya varios años así que no me son desconocidos los patrones que siempre utiliza y es que en todas sus novelas sigue una misma trama, mujer treintona que busca al hombre ideal que casi siempre resulta ser un viejo conocido de ella. Pero pese a que sus novelas siempre siguen esta misma línea, su habilidad para contar historias es tal que en ningún momento resultan repetitivas ni aburridas, sino al contrario, es capaz de lograr que una novela que parece normalita se transforme en algo mucho más intenso.


En el caso de Entre viñedos, nos presenta a Faith, quien sigue la misma estructura de sus protagonistas. Es decir que es una mujer treintañera algo torpe que sueña con formar una familia. Quizá la única diferencia entre Faith y las otras protagonistas, es que Faith carga un secreto que le da un toque algo oscuro. En general no puedo decir gran cosa de ella pero sí que he disfrutado con sus desventuras. 

Levi por su parte… bien, ya saben que me encantan los personajes rotos y toscos y esto es precisamente lo que es Levi. A diferencia de Faith, el no creció rodeado de dinero pues su padre los abandonó cuando era niño, razón por la cual cuando llegó el momento no pudo pagar la universidad y terminó enlistándose al ejército pues era lo único a lo que podía aspirar. En el ejército fue asignado a Afganistán donde vio e hizo cosas que lo siguen torturando por las noches. Estos fantasmas hacen que su carácter de por si frio sea completamente helado pero tras esa fachada de completa indiferencia, se esconde un hombre muy servicial que da todo por ayudar a los demás. Y es que si aún había algún pedacito de mí que no hubiese caído ya por él, resulta que Levi es el comisario del pueblo (y que Hades me llene de hombres uniformados, por favor) y a lo largo del libro lo vamos a ver hacer de todo, hasta cosas realmente absurdas que contrarrestan su imagen de tipo rudo. 

La relación de Levi y Faith es una de esas que disfruto con todo mi ser, es decir que es una relación odio-amor de lo más entretenida. Al inicio del libro se nos cuenta que Levi nunca fue precisamente fan de Faith y que de hecho odiaba todos los intentos de ella por acercarse a él cuando eran niños y mientras fueron creciendo. Aun cuando ella comenzó a salir con su mejor amigo, para Levi sólo era alguien invisible. Para Faith él siempre fue alguien inalcanzable, pero cuando Levi echó a perder su boda se convirtió en alguien aborrecible para ella. Así su relación comienza en rechazo total y poco a poco con pequeños detalles esto va cambiando y gracias a la habilidad de Higgins tenemos un romance muy bien trabajado que seguro deja suspirando a más de uno.


Pero aunque el romance del libro es casi perfecto, lo que se lleva las palmas es la desastrosa familia Holland. De verdad que no puedo ni comenzar a explicarles lo mucho que esta rara familia me ha hecho reír. Y es que todos, desde el abuelo hasta los bisnietos Holland son poseedores de una peculiar personalidad única. Para no ir más lejos, los abuelos llevan más de 60 años casados y se la viven gritando a todo pulmón lo mucho que disfrutarían siendo viudos y ni que decir de la hermana mayor, una mujer de 40 años que tiene ya hijos mayores que de pronto está viviendo una experiencia 50 sombras de Grey con su marido… y con todo el pueblo, ya que al parecer no tiene ningún pudor. Otra de las genialidades de los Holland es que no tienen ningún reparo en burlarse los unos de los otros, lo cual nos llena de muchos chistes bienintencionados respecto a novios gays y bodas fallidas. 
Y esto es precisamente otro de los patrones de Higgins pues sabe llenar de humor sus novelas. Un humor que está bastante bien equilibrado con el romance, lo cual hace que la historia no sea empalagosa.

En resumen, Entre viñedos es una novela romántica llena de humor que nos abre con broche de oro la serie Blue Heron, de la cual muero de ganas de leer los siguientes libros. ¡Esencia de pura de Kristan Higgins!

2 comentarios:

  1. HOLA,antes que nada estes bien.
    estoy realizando un Intercambio de Marcapaginas
    para San Valentin 2019, para
    blogs literarios mexicanos,e aquí la entrada
    por si te interesa participar:

    https://aruka-capulet-marsella.blogspot.com/2018/11/iniciativaintercambio-de-marcapaginas.html

    saluditos y nos estamos leyendo

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita :)

Di tu opinión con respeto y por favor sin SPAM, ni links.
CUALQUIER COMENTARIO RELACIONADO CON PDF, SERÁ ELIMINADO

Si quieres afiliar o ponerte en contacto conmigo, escríbeme a chaos_angeles@hotmail.com
Comentarios irrespetuosos y Spam serán eliminados.